lunes, 8 de diciembre de 2014

Desde el principio pero no hasta el fin.



Todavía me acuerdo de tus ganas, de mis ganas... Era un juego sin final, sin conocimientos, nos tratábamos como juguetes el uno al otro hasta que sucedió; ambos, inconscientes de todo lo que pasaba a nuestro alrededor, caímos en la tentación de mostrarnos sin mentiras ni trampas, nos fundimos el uno sobre el otro como si fuésemos solo una persona. Suena típico, pero nuestro relato no se parece a ninguno de los que podamos haber presenciado antes. Somos dos, siendo uno y no siendo nada ¿irónico? Fui la primera en conocer tus peores defectos, tus peores batallas y tus mejores formas de ser ocultas; al mismo tiempo, tu ibas conociéndome de principio pero no hasta el fin, no conseguiste llegar hasta mi mejor forma de ser porque te asustaste de ti, de cómo te hacía sentir. Es extraño, volver a pensar que por un segundo lo que tu deseabas era alguien que se quedase, que te cubriese, que te hiciese ser mejor persona y cuando llegaste a conseguirlo, saliste huyendo como un cobarde por miedo a perderte en mi. Solíamos jugar a ser niños con mundos diferentes, a veces monstruos enloquecidos por nuestra rabia de vernos con personas que no éramos nosotros, nos comportamos como realmente nos sentíamos ( ¿o no? )... Seguimos aquí, dando rodeos a algo que tal vez debería haber acabado hace tiempo, en cambio, no podemos dejar que esto se queme, porque si llega a hacerse cenizas nosotros nos llegaremos a romper como un frágil trozo de papel y caeremos, por separado, en algún lugar en el que jamás nos volveremos a encontrar.

1 comentario:

  1. Guaaaaaau. Dicen que hay cosas que o pasan en determinado momento o no pasan. Puede que sea la suerte de equivocarse de lugar pero acertar la persona. Quien sabe cómo y dónde acabaremos.
    Venas de hielo en http://albordedetucama.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar