jueves, 4 de septiembre de 2014

Pies pequeños.

Ojalá todo volviese a empezar. Dos crios con ilusiones indestructibles, soñadores de sueños que no parecen imposibles, ilusos creyentes en el amor de cuentos, egoístas con nuestros juguetes e incluso con los de los demás, posesivos con nuestro primor amor ciego de dolor.

Sentir de nuevo como la primera vez. Cosquilleos, caricias, mariposas, dulces besos, sonrisas inocentes, ojos llorosos de ilusión...¿dónde os escondeis?

Nadie me dijo que hacerse mayor conllevará daños inreparables, ilusiones olvidadas y sueños rotos.

Y yo..., yo quiero volver a ser una niña pequeña, alegre con nada, creer en cuentos donde existen amores de verdad, jugar con mis muñecas, saltar, bailar, cantar hasta dejarme la voz, hacer de profesora, ponerme en el papel de mis ídolos, llorar para conseguir atención, noches en las que me hacía la dormida para que me llevasen en brazos a la cama y me arropasen, desayunos preparados, sillones enormes, pies pequeños, mente creadora...

No hay comentarios:

Publicar un comentario