domingo, 23 de febrero de 2014

¿Nos volveremos a encontrar?

De nuevo en la cama equivocada, sin mis buenas noches, sin caricias, ni si quiera cosquilleos. Sigo pensando en el motivo por el cual me marche; de ahí mis ojeras, de no poder soñar de nuevo. Me pregunto a cada noche si tal vez vuelvas o tal vez te quedes en el recuerdo. Y no sé, es difícil, complicado, hacerse a la idea de que puedas irte por completo. No sé si será mejor o peor, lo que sí sé es que la soledad ronda en las marcas de una noche oscura. Seguramente mi cabeza no quiera que vuelvas pero mi interior ruega por volver a verte, por volver a ser dos, algo que no tiene lógica alguna y ahí está. Duele pensarlo y admitirlo pero contigo duelen menos los días. A veces pienso que alguien moriría al ver todo el dolor escondido en mi por ese maldito miedo. Las cosas son así: te tengo lejos cuando querría tenerte a milímetros y tengo el dolor tan cerca que quema del frío que transmite.

No hay comentarios:

Publicar un comentario