viernes, 26 de julio de 2013

"Tranquila, el tiempo lo cura todo."

Hoy de nuevo, caí, otra vez. Quiero saber cuando acabará esta mierda; pensé que se había esfumado, que todo estaba como hace ya mucho tiempo pero no. He vuelto después de mes y medio de descanso y no me gusta. Estoy asustada, no sé donde llegará a parar, pero estoy bien, sé que tampoco es para comerse la cabeza porque estoy genial, todo va bien.
Me hace gracia ponerme a pensar en el sentido que podéis sacar algunas personas, menudos ilusos estáis hechos.
Quiero volver al principio de todo esto y evitarlo, hacer que solo sea un desliz, o ni si quiera eso, y no un día sí, el siguiente y los seis siguientes también y uno no, continuamente la misma historia. Me da por pensar si tal vez...pero no, sé de sobra que no. Lo que tengo claro es que todo sería más fácil si..., sí si eso.
Quiero alejarme y desaparecer, estar tranquila por un tiempo.

martes, 23 de julio de 2013

Grandes.

Tumbada en el césped admirando las vistas. Vistas enormes, lejanas a la rutina, esa a la cual deseaba tanto perder de vista.
No sé si tardará poco en llegar de nuevo, en cambio, sé con perfección cuando se acaba esto, cuando cambiará todo seguidamente y sin parar.
Hay una pequeña niebla y pequeños espacios despejados con un brillante sol, aunque con un pequeña brisa.
No quiero terminar estos diez días, incluso quiero quedarme aquí, pero no puedo hacer nada. El tiempo pasa y los momentos con él; lo único aprovechar cada minuto y cada segundo con esta segunda familia a la que tengo tan poca oportunidad de ver cada cierto tiempo.

Vivir para contarlo, Atlantis, un gran campamento. Seguramente nos haya cambiado a todos, al menos una pequeña parte de nosotros. Hemos conocido personas maravillosas, hemos reforzado amistades y hemos convivido como segunda familia. Lo malo tarda poco en llegar, la despedida. Odio las despedidas con toda mi alma, no las soporto. Debo pensar en que esto no es un hasta siempre, es un hasta pronto con ganas infinitas de volver. Sois admirables. Todos y cada uno de vosotros, se os echa de menos y no de más, se os ha cogido cariño (a algunos más que otros) y espero gratamente la vuelta, el veros a todos de nuevo y cogeros con ganas, el pasar más tiempo juntos.
                  Os echo de menos.

jueves, 4 de julio de 2013

All of me.

No me lo creia, paso Tan deprisa ...
Música parada, luces apagas Durante cinco Segundo y El Apareció A mi lado Inesperadamente. Con Cierto Interés Me Pregunto: ¿Quieres bailar? Tras Una larga insistencia un lo largo de la noche minar Dándole Por Respuesta, Es nuestra despedida, Si sincero ONU.
Una cita nocturna, Pocas luces en la calle y uña larga charla. Ocurrió lo imprevisto, Toda La Noche from Hablando su crepúsculo Hasta su amanecer; FUE una noche Espléndida.
Hubo los muchas citas más. La mala instancia de parte FUE su aleta, lo bueno y lo Se Acaba sin Also bueno bronceado. Imágenes de El: En determinados Lugares exactamente Eran Lo Que, Diariamente, me acompañaba; noches saladas, rimel hay en mis ojos sino-en mis mejillas ...
Días, (teniendo miedo a amar) pecado Volver a Amar querer.

martes, 2 de julio de 2013

Brisa veraniega.

Estoy desvelada. Se me ocurre ponerme a escribir. No me preguntes el motivo, simplemente lo hago; solo se me ocurre a mi estarás pensando. Escribir me desahoga. Bueno, siempre me he preguntado cómo es escribir sin sentir, seguramente una mierda, como vivir sin locuras.
La ventana esta abierta, es una noche oscura y tranquila. Me encanta el aroma a verano húmedo. No veo las estrellas, me gustaría estar viéndolas en un césped alejado de todo y quién sabe si con tu compañía, sí se ven coches pasar uno detrás de otro, ¿a caso es su obligación ir todos los días en la misma dirección y por el mismo camino? Tal vez les guste, eso sí, siempre sienta bien cambiar de aires.
Miro al techo e imagino cosas irreales, muy típico en mi (ojala fueran de verdad), también pienso en la  incoherencia de echar de menos innumerables cosas. Las cortinas realizan un movimiento lento y hacen llegar una fresca brisa veraniega. Sinceramente, nunca me han traído el desayuno a la cama, ni me han despertado a besos desde hace años, ¿y sabes? Aunque no lo parezca me encantaría despertarme con un beso tuyo seguido de un aroma a croissant recién hecho acompañado de un "amanecer" a tu lado.