martes, 12 de febrero de 2013

Las reglas están para romperlas.

Mira el panorama y dime que ves.
Reglas, prohibiciones por todos lados, vallas de no pisar o no pasar, precaución, stop, no hagas esto, no hagas lo otro, una tras otra. Parece mentira que estando a la altura a la que estamos sean necesarias todas estas cosas, desde muy pequeña me dije a mi misma que la reglas estaban para romperlas, para no hacerlas ni caso y parece que eso ha ido desapareciendo poco a poco, mientras pasaba el tiempo me iba haciendo mayor y las reglas se iban haciendo más mayores aún.
Estoy harta de ellas, de la mayoría de las que hay puestas por ahí. Vas cumpliendo una, luego otra y sucesivamente hasta darte cuenta de que la gente de tu al rededor no las cumple, ¿por qué hacerlo tu? Tu lo que necesitas ahora y la mayoría de tu vida es vivir la vida sin mañana, romper las reglas, desmoronarte, hacer locuras, y entre ellas la de incumplir reglas/leyes que te van diciendo a medida que creces, y sobre todo intentar ser feliz la mayor parte del tiempo pase lo que pase.
Pasa de todo, hazte egocéntrico de vez en cuando y también egoísta, pero cuidado con esas dos cosas, no terminen llevándote donde no quieres ir, ni tampoco donde no quieres llevar a otras personas. Húndete tu mismo pero levántate sí o sí y que esto tampoco se haga rutina. Vive como no has vivido nunca y déjate de preocupaciones absurdas.