miércoles, 31 de octubre de 2012

Lo echo de menos y no de más.

La misma noche de ayer que la misma noche de hoy sigo mirando al cielo detenidamente, absolutamente de una forma diferente a la que le miraba antes, ahora miro con plena atención, con interés de saber el por qué de las cosas que van sucediendo poco a poco en nuestra vida. El por qué el querer o no querer a alguien se vuelve tan difícil a veces, tan complicado; el por qué del cariño, esa necesidad que tenemos todos de tener la mínima muestra de cariño hacia nosotros; el por qué de los miedos, los miedos que nos hace cerrarnos y no mostrarnos tal y como somos. Malditos miedos estos que cierran tantas puertas sin darte cuenta. 
A veces los miedos nos hacen pasar malas jugadas, entre que no les reconocemos a veces, entre que nos invade la mente con la más mínima idiotez, etc. Por ejemplo el miedo a ser querido o a querer por si de pronto te tienes que alejar. En ocasiones se me pasa por la cabeza, y que digo en ocasiones demasiadas veces diría yo, no sé a que debe producirse este miedo con certeza pero sí se me viene una ligera idea a la cabeza del por qué, lo echo de menos sí, echo de menos todo ese cariño que me daba a veces y el que intento encontrar en cualquier otra persona que no seas tu, echo de menos el sentirme querida, el que las personas de mi alrededor se sientan queridas por mi, los abrazos fuertes que parecían que nunca iban a terminar, los besos en la mejilla sin motivo alguno.... Y todo...todo esto por un simple miedo que me hizo cerrarme y mostrarme como una persona dura, a la que no la hace daño nada.

viernes, 19 de octubre de 2012

Amanda Tood.

Hoy he decidido dedicarla la entrada a ella, a un chica como otra cualquiera que lo único que hizo fue comunicarse con otra gente y acabo comunicándose con su acosador. Sin saberlo un día la empezó a ir todo mal por una imagen, ese acosador la empezó a joder como si trabajase por ello.
Sinceramente estas cosas me hacen preguntarme: "¿en qué sociedad(mejor dicho suciedad)estamos conviviendo ahora?" No creo que nadie merezca que le digan "te mereces la muerte" por un error que cometió, si el o la que lo dijo no ha cometido errores en su vida me parece que tendría que hacer un experimento con él/ella porque no creo que sea humano, si al oír la noticia de Amanda no se sintieron, todos aquellos que no la apoñaron, mal o simplemente culpables deberían plantear si de verdad están en el mundo adecuado para ellos; pero bueno que decir la gente es como es y nadie lo puede cambiar.
Yo hoy, mañana y espero que siempre me pongo en su piel, porque habré cometido errores como nadie y no creo que por eso deba ser juzgada, cualquiera puede cometerlos somos humanos y nadie es perfecto. Al menos ahora descansara en paz sin nadie que la moleste como debería de haber sido, solo decir R.I.P. 
DESCANSA EN PAZ