sábado, 7 de abril de 2012

Pequeñas dosis.

Todo se vuelve claro, viene un rallo de sol por la ventana de tu habitación, suena el despertador y lo primero que me dices es "buenos días pequeña". En ese momento lo único que me apetece es quedarme en tu cama abrazada a ti, como si tuviésemos todo el tiempo del mundo, como si nada nos importase; y de repente me besas, me acaricias y sonríes sin remordimiento.

Eso es, esa sonrisa de felicidad, si ya esta, lo sé, es esa sonrisa que tienes cuando haces el bobo o cuando algo te gusta, esa pequeña dosis de felicidad que das cada día, esas tonterías que nos hace hacer el tiempo cuando estamos juntos. Lo he cogido, lo tengo grabado, espero que no se me olvide; no, no se me olvidara lo sé, es la pequeña dosis de cada día, la que espero que de momento ninguno perdamos, la que nos vuelva locos con tan solo mirarnos. Sí, esa que me gusta tanto.

5 comentarios:

  1. La pequeña dosis del amor... La que todos queremos tener en nuestras vidas cada día, por pequeñita que sea. (:
    Me encanta tú blog, te leo y te sigo.
    Te dejo el mío por si quieres hacer lo mismo :)
    http://graciasydesgraciasdeunafarola.blogspot.com.es/
    Sigue escribiendo así! <3

    ResponderEliminar
  2. me gusto lo que escribiste, me recordo mucho a las mañanas que despierto y estoy junto a mi novio :) es genial sentir ese abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias:$Oiins que dulces, que dureis mucho más cielo:)

      Eliminar